h1

(500) Days of fuckin’ Juno

02/09/2010

Acabo de revisionar (500) Days of Summer. Genial. Sigo con mi ocho de FilmAffinity (ahí soy egk). No me gustan las películas de amor, pero he visto (500) dos veces ya sin aburrirme ni un minuto de los 95 de metraje. Enhorabuena por eso.

Precisamente, al ver la película me he acordado de otras dos películas míticas: Le fabuleux destin d’Amélie Poulain (2001) y Juno (2007).

La primera me gustó mucho, sobretodo su banda sonora. La primera vez me resultó muy interesante, la segunda, disfruté mucho más de Amélie Poulain (fantástica Audrey Tautou). Sin embargo, las películas tan similares  que han salido últimamente en Francia me cansan ya. Por eso no he vuelto a ver Amélie. No quiero que la tercera visión de la película haga que sea la última.

El caso de Juno es distinto. Me encantó la película la primera vez, la segunda ya no tanto. Pero, es que amo a Juno MacGuff (Ellen Page). Es absolutamente genial.

Sin embargo, entonces, ¿Cuál es el maldito problema que les veo a estas películas? ¿Por qué escribo este post con tal título?

Pues porque, mientras me gustan las películas, las odio por lo que representan. Incluso en el caso de (500) Days of Summer, la idealización de la realidad que hacen me mata. Todo es bonito, de colores geniales. Incluso los momentos feos parecen “no tan malos”. Todo es muy “indie” (en este caso buscándo una connotación negativa). Todo es muy gafapastoso a veces.

Amélie demuestra que lo raro mola, sí, pero esa chica… no es rara. Esa chica es de manicónmio. Esas personas no tienen vida. En el mundo real, Amélie es una obsesa mental, que persigue a gente de fotomatones, que podría estar tratando de insertar virus en las legumbres, que está paranoica perdida y tiene siempre piedras para defenderse. Tom, nos demuestra que todo el mundo está idealizado, él mismo lo dice:

It’s these cards and the movies and the pop songs, they’re to blame for all lies and the heartache, everything.

Sin embargo, al final de la película, está idealización vuelve a aparecer para quedarse en nuestra mente. No hay un destino, sólo existe la casualidad, pero… al final, después del Verano llega el Otoño, después de Summer llega Autumn.

¿Y qué hay de Juno? Juno es símplemente genial. Es magnífica. Dice lo que todo el mundo piensa, hace lo que todo el mundo querría. No contemos la parte de quedarse preñada de adolescente. Juno es genial… pero, no existe. Nadie es así. No se puede ser Juno, no sin un guión que leer al menos. No puede existir nadie como ella.

En este gran comentario del señor Cobeaga se ve mucho de lo que quiero decir:

Así pues, en resumen, me gustan estas películas. Pero, no quiero que continúen. No quiero que siguan con la idealización bajo la fachada de romperla.

Si me quieren dar a Juno que me la den, con su mismo aspecto, pero con el personaje de Hayley Stark (Hard Candy). Por lo menos, sí me quieren dar esta chica tipo tan genail, que no tenga ganas de conocerla por temor a perder las pelotas.

Literalmente.

Anuncios

3 comentarios

  1. Concuerdo en tu punto de la idealización y creo tener la respuesta a porque no existe gente como Juno. De hecho no es tan complicado: Es la sociedad la que no lo permite. Tenia una amiga que era el vivo reflejo de Juno en personalidad y en forma de actuar (salvo por lo de quedar embarazada). La gente quiere a la gente así en las películas únicamente, en la realidad se desprecia. Una persona que “Dice lo que todo el mundo piensa, hace lo que todo el mundo querría.” se gana de enemigos y envidiosos a montones. Finalmente esta persona no los soporta y lucha contra su forma de ser. Es la cruda realidad, la gente rechaza los ideales.


    • Exactamente. Eso mismo ocurre. Como bien has dicho, la gente quiere a esas personas en la ficción, nunca en la realidad. Ahí radica también el éxito de House. Es un personaje realmente increible, muy atractivo (sin referirme al físico que ya es algo más personal de cada uno/a) y al que nos gustaría parecernos. Pero, asumamoslo alguien así, en la realidad, sería alguien a quién odiarías con todo tu alma.
      De todas maneras, el problema se acaba resumiendo a una cosa: la falta de distinción entre realidad y ficción, la constumbre que tenemos de asociar las imágenes de cine, tv, etc. a la realidad, aunque sepamos que es una historia de ficción.


  2. Personas asi sí que existen, pero pocas. Luego está el resto de gafapastas hipsters que intentan ser una copia barata de las originales.
    De las 3 yo me quedo también con Juno. Summer es un sorrón y he de admitir que, por mucho que me duela, debo darte la razón en cuanto al personaje de Amèlie, aunque he conocido gente parecida a ella “en los pequeños detalles”.
    Después de soltarte el rollo te diré que buen gusto en cuanto a películas se refiere! 🙂 no te canses de las francesas, la sobrevalorada quiéreme si te atreves sin ir más lejos es un claro ejemplo de gente que no existe, pero mola.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: