h1

I’ll do what I can to help y’all. But, the game’s out there, and it’s play or get played. That simple.

15/02/2011

Pues creo que tras tantos meses con este blog ya va siendo hora de que escriba algo sobre mi serie favorita. Quién me conozca un poco ya sabrá de cuál hablo, quién no, hay va: The Wire, una serie a la que me daría pena tener que poner como nota un 10/10 porque para mí mínimo tendría que ser un 50.

Lo irónico de mi amor por esta serie es que mi género favorito es, sin duda alguna, la ciencia ficción. Pero, he dicho ciencia ficción. C-I-E-N-C-I-A F-I-C-C-I-Ó-N con todas y cada una de las letras. No cosas cómo las fantasías de Star Wars (1977, George Lucas), lo cuál no quiere decir que no disfrute de cualquiera de éstas películas (sobretodo el Episodio IV). Pero, si tuviésemos que hacer un listado con los géneros que más me gustan del cine, tv o literatura, os puedo asegurar que el policíaco no se encontraría, precisamente, en la parte alta de la lista.
Hablando de la literatura, si que es cierto que el género de detectives me encanta, sobretodo las novelas e historias cortas de Sherlock Holmes de Sir Arthur Conan Doyle, pero, personalmente, no catalogo a este tipo de literatura dentro de la literatura policíaca (como creo que muchas otras personas y críticos tampoco hacen).

Por esto mismo, resulta irónico que mi serie favorita sea una serie que tienda a catalogarse como una serie de policías. Eso es lo que creía al comenzar a verla. Omar, sin duda, el mejor personaje de la serieMe dije: “A ver qué tal esta, que dicen que es tan buena, pero es que las de policías…” Las de policías me aburren. Pero, tras el tercer capítulo comencé a engancharme y, sobretodo, a darme cuenta de que The Wire no era una serie de policías. Sí, aparecían policías de Homicidios, de Narcóticos; y sí, también aparecían delincuentes, drogadictos y camellos; pero de eso no iba la serie. No, la serie va sobre personas, que son policías borrachos cada dos por tres, niños que no pueden ver a sus padres, jóvenes que para vivir deben vender cápsulas en una esquina, Jefes de Departamentos de policías que sólo se preocupan por las estadísticas de muertes de su distrito. Iba sobre cómo realmente vivían los policías y detectives.

Pero, es que según fueron avanzando la serie quedó más claro que no era una serie de polis. Era una serie sobre cómo funcionaba una ciudad de EEUU. Los problemas que tenía. Sobretodo una como Baltimore, una ciudad con una cuota de delincuencia más que enorme. Y se nos mostró la clase política, las escuelas, los periódicos, el puerto… Se vio todos los enredos que había en todas sus “clases” o “estadios”.

Pero, si por algo se destacó es por su falta de estructura de guión convencional. Parecía que en un capítulo no pasaba nada, pero vaya que si lo hacía. No había climax de las historias. Y sobretodo, los guionistas no temían matar a un personaje si era lo que demandaba la historia. Y se agradecía. Se agradecía porque lo hacía real. Y por eso no me dio pena que el mejor personaje (y también el más de “ficción”), ese héroe de principios. Ese Robin Hood que sólo robaba a los drogadictos, pero dejaba cadáveres en todas las esquinas, que el gran cowboy moderno Little Omar, muriese como murió. De manos de un niño. Sin gran climax final, sin gran lucha. De manos de un rival tan indigno. Se lo perdonamos porque es lo que pedía la historia y es lo que encajaba en ella.

¿Y a qué viene esto? ¿Por qué me he acordado? Pues porque hoy he comenzado a leer “Homicidio” del magnífico creador y guionista de The Wire, David Simon. Un libro que salió de pasar un año completo dentro del departamento de policía de Baltimore como si fuese uno más de ellos. Un libro que fue la semilla de esta magnífica serie. Un libro que acaban de sacar en castellano y no me podía perder.

Sólo voy veinte páginas, pero ya en él se puede ver la mano de Simon. La única pena es que en Pellegrini y Landsman, los dos primeros detectives que salen, veo demasiado de Bunk y McNulty (a la izquierda) y eso me da pena. Me da pena no sólo porque me apetezca volver a visionar la serie, sino que me da pena porque no voy a poder recobrar la inocencia que tenía cuando la vi por primera vez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: