Archive for 19 octubre 2011

h1

People’s Choice

19/10/2011

Existe una distinción en el cine de Hollywood a la hora de definir los guiones que, para fortuna o desgracia, siempre se mantendrá. Por un lado los plot driven (aquellos en los que la acción avanza por el argumento, es decir, por lo que hace que la historia sea en sí. Por ejemplo, en Indiana Jones and the Last Crusade (Steven Spielberg, 1989) la búsqueda de Henry Jones por parte de Indy para, más tarde, la búsqueda del grial por parte de ambos) o los character driven (aquellos en los que los personajes avanzan la acción mediante sus decisiones y se centran en ellos y no tanto en lo que sucede alrededor). Esta división teórica es cada vez menos aplicable. Pero, si hay algo indudable es que no es posible que exista guión alguno en el que ocurra algo sin que sean los personajes, mediante sus decisiones o sus actos (activos o pasivos, luego se entenderá el porqué de esto), derivado todo esto de su forma de ser; lo que hace que la acción avance. Por tanto, y a fin y al cabo, los plot driven scripts son chracter driven en su mayor parte. Me atrevería a decir que en algún caso se ve más al personaje y su psicología mediante las opciones que toma en uno de los primeros que en uno íntegramente dedicado a ellos.

Para explicar un poco más el porqué de esto voy a usar como ejemplos las dos películas que más me han gustado de Sitges y en las que, precisamente, se ve esto de manera muy clara (quizá en una más que en otra). Estas películas son: Extraterrestre (Nacho Vigalondo, 2011) y Red State (Kevin Smith, 2011). Y trataré de hacerlo sin realizar ningún spoiler (o no demasiado importantes). Allá voy:

EXTRATERRESTRE (Nacho Vigalondo)

La película de Vigalondo comienza con dos personas, Julio y Julia que se levantan un domingo a las 19h de la tarde sin acordarse qué ocurrió la noche anterior, ya que habían bebido demasiado. Descubren entonces que mientras estaban durmiendo ha habido en Madrid una invasión extraterrestre y la ciudad ha sido evacuada, dejándoles a ellos en casa de Julia.

Así, se produce una comedia muy graciosa con la participación de Raúl Cimas y Carlos Areces con dos personajes también muy importantes en la historia. Por si acaso no diré más, lo que me interesa es otra cosa.

Esta es una película claramente guiada por los personajes. No hay una gran acción fuera de ellos y lo que hacen/quieres. Sin embargo cuando vez la película sí que lo parece, porque los objetivos que quieren alcanzar cambian varias veces y son los que hacen que la historia avance.

Lo curioso es que, durante la mayor parte de la película, no es lo que quieren hacer los acciones lo que mueve la acción, sino que la acción se mueve alrededor de cosas que no pueden realizar los distintos personajes. Cuidado con SPOILERS en este párrafo siguiente:

Al inicio Julia intenta sacar a Julio de su casa, pero NO puede. Lo que hace que acabe encontrándoles Ángel y, más tarde, Carlos. En ese momento Julio intenta irse, pero Carlos NO le deja. Así que se queda en la casa. Ángel aparece, cenan y se entera de lo que “ha ocurrido” entre Julio y Julia. Se marcha y obliga a Julia a decírselo a Carlos. NO le deja que quede en secreto. Así que eso obliga a que se intenten deshacer de Ángel. Está claro que su secuestro claramente imposibilita que PUEDA hacer aquello que el personaje de Ángel quiere. Así sigue todo pasando por la marcha en solitario de Carlos que hace que le encierren fuera de la casa y NO pueda entrar.

Como vemos, constantemente, los personajes son impedidos de hacer lo que desean o querrían. Siempre alguien les obliga a hacer otra cosa. (SPOILER DE NUEVO)

Sólo al final, cuando Julio decide hacer creer a Carlos que es extraterrestre está haciendo algo que “quiere”. Su elección. E incluso relativamente, pues NO puede, por tanto, seguir con Julia. Sin embargo, en este caso, la oposición es propia.

Extraterrestre no habla sólo de un chico y una chica en una llegada extraterrestre. Habla de dos personas que van creando una bola de mentiras para tratar de hacer conseguir su propósito al final. De personajes a los que se les priva en todo momento la opción de hacer lo que quieren, sea salir de una casa o entrar en ella.

RED STATE (KEVIN SMITH)

En el caso de Red State la cosa cambia. Este caso, las acciones primordiales e importantes, que provocan el avance de la trama también los realizan los personajes. Secundarios, en todos los casos. Y sobre los a priori protagonistas.

Al inicio de la película vemos a tres chicos jóvenes que, en inicio, parecen los protagonista de la historia. Aunque puede parecer que tendrán el peso de la historia, pronto vemos que esto no es así. Creemos que se trata de una simple excusa para llegar a Michael Parks y su magnífico monólogo de presentación de su personaje, tampoco lo son.

Los tres chicos del inicio de la historia dan la impresión de ser poco importantes según va avanzando el argumento de la historia, pero todo lo contrario, son los más importantes. Pues, aunque no actúan, son cada una de las acciones que les suceden lo que marcan los cambios de dirección del guión.

SPOILER

Cada una de las muertes de los muchachos son las que provocan que la historia avance. La primera muerte hace que el policía oiga el disparo y llegue el FBI. La segundo muerte hace que se inicie el enfrentamiento entre FBI e integrantes de la Iglesia de Cinco Puntas. La tercera muerte, fría e inesperada, hace que el personaje del magnífico John Goodman se de cuenta de que no hay que seguir las órdenes.

Los tres puntos claves del guión, los tres giros fundamentales de éste, son provocados por acciones pasivas (recibidas involuntariamente) de cada uno de los personajes de los chicos.

Así pues, con estos dos ejemplos se puede ver que, tanto en películas claramente dirigidas por los personajes, como por aquellas que, supuestamente, dirige la acción, son los personajes los que dirigen las manijas de las acciones y sucesos de las películas. Con sus deseos y sus no deseos. Con sus acciones y falta de ellos.

h1

Breves pensamientos en iTouch: Sitges (IV) … Punto y final

16/10/2011

Último día de cine en Sitges. Tuve suerte y conseguí hacerme con entradas de pelis que se habían agotado. Lo que significa que el gran colofón final me llevó a 6 películas que dieron este resultado:

Diamond Flash: Primera película del dibujante de cómics Carlos Vermut que ya triunfara en el notodifilm de 2009 con su corto “maquetas”. En esta película juega un poco con la premisa de superhéroes aunque en ningún momento se centra en ella. Se trata de distintas escenas que aunque parecen estar concebidas por aislado y ser independientes, acaban encajando (con mejor o peor fortuna). Destaca por su extrañeza aunque nunca se convertirá en peli de culto, si bien alguna parte se acerca. Se notan toques Tarantinianos en alguna parte, pero nunca se acerca a él, ni lo ve de cerca. Aún así interesante esta película autofinanciada por el propio Vermut. Destacable también el pequeño papel de Miguel Noguera que, como en Extraterrestre, está excelente.
Drive: La decepción. Y no porque esté mal, sino porque no es excelente. La película había cosechado grandes críticas y por ello esperaba algo no tan convencional. La película da todo lo que se le pide y, además, de forma genial, pero parece quedarse algo corta. Las interpretaciones son muy buenas y las dosis de acción perfectas, pero me ha dejado frío. No sé esperaba otra cosa y aunque me ha gustado no ha terminada de convencerme, por algún motivo. Una pena muy entretenida.
The artist: entretenida comedia que aunque cuenta una historia contada en demasía lo hace haciendo tal homenaje al cine mudo que resulta muy interesante. “The Artist” cuenta la historia de George, un famoso actor de cine mudo cuya vida se desmorona con la llegada del cine sonoro. La película juega con la premisa de ser rodada como si de una muda se tratase, con un formato en 4:3 y ningún sonido (más que en algún momento y de manera justificada), enterándonos de parte de los diálogos por cartelas. Así acaba resultando graciosilla y amigable gracias, precisamente, a lo que la hace destacar: su uso excelente y con humor del metalenguaje del propio cine.
Killer Joe: sesión sorpresa del festival y una de las mejores en estos días. Venía con buenas críticas y no es de extrañar. Con mucho humor negro, algo de surrealismo y acción a mansalva en los momentos necesarios, la película resulta original, divertida y sorprendente. Matthew McConaughey se sale como “killer joe” y parece  que hasta es buen actor. Más que recomendada.
Juan de los muertos: Cutre parodia cubana sobre zombies que, sin embargo, mantiene durante todo el metraje al espectador con una carcajada continúa. No confundir por la similitud de su nombre a Shaun of the dead. Mientras que en la británica sabían que era una comedia y la trataban como tal, los cubanos saben que lo suyo no es más que un juego entre amigos y lo tratan como tal. De una manera u otra, con la frase permanente de “Juan de los muertos, matamos a sus seres queridos” durante 94 minutos te hechas unas risas insustanciales pero agradables.
Lobos de Arga: Hombres lobo en Galicia. Este es el resumen más sencillo y que define lo que ésta comedia Española es. Es la típica made in Spain pero con un giro muy interesante en usa argumento. Graciosa gracias al trío protagonista: Gorka Otxoa, Carlos Areces y Segun de la Rosa.

Con esto acaba mi primer año en Sitges. Son las 7:30h cuando escribo este post (aunque se que no lo publicaré hasta la mañana) mientras vuelvo al hotel desde al auditori. Una hora más tarde de lo que debería, ya que la maratón se retraso una hora de su supuesto inicio (1 am). La única pega de este festival al que tenía tantas ganas de venir y que me deja magnífico sabor de boca.
Espero volver.

h1

Breves pensamientos en iTouch: Sitges (III)

14/10/2011

en esta jornada, antes de ir a la Zombie Party han tocado tres películas. Dos, para mi desgracia, en 3D. Este ha sido el resultado:

The prodiges: película de animación que cuenta una historia repetidamente usada y que a pesar de ello no aburre. El thriller consigue crear una convincente combinación de superhéroes con un mundo algo futurista y una versión de American Idol. El uso del 3D resulta innecesario aunque esta bien realizado por lo que no hace que acabes saliendote de la película, como en otras ocasiones. Destacar la realización de escenas de acción en una película bastante convencional
The troll hunter: Gran falso documental desde los fiordos noruegos y con un gran humor y dosis de acción bien llevada consigue hacer realidad la leyenda de los trolls, posiblemente el único monstruo fantástico sin explotar en el cine ya. Grande el personaje de Hans, el caza trolls cuyo actor realiza una interpretación magnifica. Recuerda a Rare Exports mostrando lo que podría haber sido esa de haber mantenido la línea de sus cortos originarios. Volviendo a “The troll hunter” muy buena película más que recomendada.
Sector 7: Koreana de terror con monstruo atrapado. La misma película que hemos visto un millón de veces cambiando pocos elementos. Plataformas petrolíferas, carreras de motos y monstruos sin forma definida no hacen buena mezcla. El 3D tampoco le hace un favor, resulta una molestia totalmente innecesaria. De hecho, se puede ver la película sin gafas sin ningún problema (verificado por mi mismo). No merece la pena ni pensar en verla.

Mañana no se bien de qué conseguiré entrada, pero seguro veré “Diamond flash” muy interesante de Carlos Vermut. Nos vemos.

h1

Breves pensamientos en iTouch: Sitges (II)

14/10/2011

El segundo día de visita a Sitges a llevado a esto:

Carré Blanc: interesante película francesa. La ópera prima de Jean-Baptiste Léonneti tiene una imagen muy potente. Mediante trozos como golpes de historia vamos poco a poco entrando en una distopía que aunque inexplicada consigue que nos creamos sin problemas. Personajes potentes e interesantes. Si peca de algo es que, precisamente, por no tratar de explicarnos más el mundo de la película no terminamos de comprender a los personajes protagonista. Igualmente, muy interesante.
Red State: Kevin Smith se pone a repartir. Es curioso que marquen a esta película de terror cuando se trata de una peli de ación y comedia. Se nota que Smith ha aprendido de su experiencia dirigiendo “Cop out” y se agradece. Las escenas de acción perfectamente realizadas (con una magnifica escena de intento de escape rodada con un magnifico movimiento de seguimiento del personaje) y sin piedad con ningún personaje. Smith vuelve con una gran crítica religiosa, mayor aún que la que hizo en Dogma, y con un ataque también notorio al gobierno. Magnifica película con un John Goodman que se sale, igual que Michael Parks que se sale y con sus greñas resulta complicado ver al gran sheriff de Tarantino. Haré un post respecto a un detalle muy interesante del film próximamente.
Le moine: Basada en su novela homónima del siglo XVIII que fue un escándalo en su época. Dominik Moll crea una película muy metafórica en la que se excede en el uso de superposición de imágenes y llega a resultar algo pesada en alguna parte. Sin embargo, consigue en sus últimos 15 minutos atraer el interés y dejar un buen sabor. Para variar Vicent Cassel lo mejor de la película en un personaje que clava y al que consigue dar gran realismo. Muy bien también Sergi López en su corta aparición en la película.
A lonely place to die: entretenido thriller de acción en una preciosa montaña escocesa que nos permite admirar durante gran parte de la película de unas vistas increíbles. Mantiene en vilo durante todo el metraje haciendo que resulte imposible bostezar ni una vez aun por muy tarde que se vea. Buenas interpretaciones creíbles en todo momento y con algún secundario muy conocido y que termina de redondear el film.

Con esto acaba el día. Son las 3:46 en el momento de escritura del post. No conozco el de publicación.
Mañana a las 12 primera de las tres sesiones que tocan hasta que llegue la hora del zombie walk y la fiesta de Jack Danields en la playa. Promete.

Buenas noches.

h1

Breves pensamientos en iTouch – Sitges (I)

12/10/2011

El primer día no ha sido excesivamente intenso en Sitges, pero ha dejado dos pelis a comentar:
Vlogger: La idea era interesante, pero llevada a cabo de manera nefasta. La película que usa machinima como método de llevar a acabo la acción hace aguas por todos lados. Una pena que hará que pocos lo vuelvan a intentar.
Extraterrestre: Gran película no sólo por lo bien llevada que está su parte de comedia, sino por su estructura y su dibujo de los personajes. A la vuelta me centraré en esta.

De momento estos son los breves penamientos. Mañana mÁs.

h1

Borrón y cuenta nueva

10/10/2011

Nos encontramos en la época del riesgo mínimo posible. Se suele decir que hay una falta de ideas en la cinematografía actual, pero, personalmente, no creo que el problema sea la falta de ideas; sino la falta de convencimiento de aquellos que tienen que llevarla adelante. A muchas de las grandes productoras no les gusta correr riesgos (afortunadamente,  otras basan su filosofía en ello). Así que, desde los Yunaited Eteis of America nos vemos bombardeados por una serie de remakes y reboots constantes. La diferencia entre estos dos términos puede a simple vista ser ínfima, pero realmente es mayor de lo que parece. Mientras que los ramakes son una costumbre de antaño que trata de repetir una película de nuevo años después (en ocasiones con el mismo director no-estadounidense haciendo su película en USA), los reboots son algo más moderno y que en su palabra lleva implícito otro término de la cinematografía estadounidense actual: Saga. Los reboots no son más que inicios de sagas que debían haber ido bien y no lo fueron. O actualizaciones de éstas para un nuevo público (o el antiguo que acudirá a verla). Pero, de una forma u otra, siempre que se habla de un reboot se habla de una saga que se va a reiniciar. Nunca de películas independientes. En la actualidad cada vez vemos más de éstos casos. Sólo con meter las palabras clave “reboot película” en google me han salido en la primera página varias noticias sobre próximos reboots, publicadas durante el mes pasado: Spiderman, Hulk, Batman, Daredevil, El hombre lobo, Mortal Kombat, Dragon Ball, etc. La lista es infinita. Y todas comparten un punto en común: han sido un desastre mayor del esperado, tanto en audiencia como en crítica. Ahora me explico. En el año 2003, con el estreno de Hulk (Ang Lee, 2003) se esperaba un éxito comercial notorio. El personaje era mundialmente famoso, tenía a un gran actor, Eric Bana, recién descubierto en Black Hawk Down, un buen director como Ang Lee. La película se las prometía. Pero no fue así. No tuvo apenas espectadores, no llego a recaudar en los EEUU lo que había costado y, por tanto, fue considerada de fracaso absoluto. Sin embargo, era demasiado dejarlo pasar. El potencial de Hulk era realmente grande. Así que decidieron, cinco años después, realizar un reboot. The incredible Hulk (Louis Leterrier, 2008) estaba protagonizado por otro actor aún mejor, Edward Norton. Resultado… mismo fracaso. Y otra renuncia de actor a interpretar de nuevo el papel, que en esta ocasión, para The Avengers (Josh Whedon, ¿2012?) caerán en manos de Mark Ruffalo.

Aunque claro, también tenemos el caso opuesto, los reboots que consiguen que la saga renazca. El ejemplo evidente: Batman. Christopher Nolan consiguió con Batman Begins (Christopher Nolan, 2005) y sobretodo con The Dark Knight (Christopher Nolan, 2008) que millones de espectadores que nunca habían tenido interés en Batman disfrutaran enormemente de ésta película. La convirtió en un fenómeno. Y el reto era grande. La última adaptación del vigilante, Batman & Robin (Joel Schumacher, 1997) había sido un auténtico desastre. De hecho, la película aún se mantiene a la cabeza de muchas listas de “Peor película de la historia”.

De una manera u otra, hay algo que comparten los reboots tengan la fortuna que sea. Todos reniegan de sus pasados. El cine tiene la fortuna de poder hacer borrón y cuenta nueva completamente. Puede comenzar de cero una y otra vez sin que el espectador dude o se pregunte por qué lo que vio en el pasado no tiene validación ni existe en esa nueva película. Es la magia de la ficción cinematográfica.

Ojalá ocurriera también eso en la realidad. Ojalá todos pudiésemos decir “hasta aquí” y hacer que todo lo que queramos de nuestro pasado se olvide. Nos facilitaría mucho la vida.

pd: En mi caso, con éste foro no reniego del pasado, pero he decidido tomarlo con un nuevo enfoque. Dejo de lado los asuntos personales para abrirlo a artículos sobre áreas concretas. Mi opinión al respecto, pero nada relacionado con cosas personales. Aprende del pasado y he visto qué quiero con éste blog. La desaparición de varios de los post anteriores es únicamente para que esa identidad que quiero dar de nuevo al blog tenga unidad. Se trata de un reboot particular. A ver qué tal funciona.