h1

Borrón y cuenta nueva

10/10/2011

Nos encontramos en la época del riesgo mínimo posible. Se suele decir que hay una falta de ideas en la cinematografía actual, pero, personalmente, no creo que el problema sea la falta de ideas; sino la falta de convencimiento de aquellos que tienen que llevarla adelante. A muchas de las grandes productoras no les gusta correr riesgos (afortunadamente,  otras basan su filosofía en ello). Así que, desde los Yunaited Eteis of America nos vemos bombardeados por una serie de remakes y reboots constantes. La diferencia entre estos dos términos puede a simple vista ser ínfima, pero realmente es mayor de lo que parece. Mientras que los ramakes son una costumbre de antaño que trata de repetir una película de nuevo años después (en ocasiones con el mismo director no-estadounidense haciendo su película en USA), los reboots son algo más moderno y que en su palabra lleva implícito otro término de la cinematografía estadounidense actual: Saga. Los reboots no son más que inicios de sagas que debían haber ido bien y no lo fueron. O actualizaciones de éstas para un nuevo público (o el antiguo que acudirá a verla). Pero, de una forma u otra, siempre que se habla de un reboot se habla de una saga que se va a reiniciar. Nunca de películas independientes. En la actualidad cada vez vemos más de éstos casos. Sólo con meter las palabras clave “reboot película” en google me han salido en la primera página varias noticias sobre próximos reboots, publicadas durante el mes pasado: Spiderman, Hulk, Batman, Daredevil, El hombre lobo, Mortal Kombat, Dragon Ball, etc. La lista es infinita. Y todas comparten un punto en común: han sido un desastre mayor del esperado, tanto en audiencia como en crítica. Ahora me explico. En el año 2003, con el estreno de Hulk (Ang Lee, 2003) se esperaba un éxito comercial notorio. El personaje era mundialmente famoso, tenía a un gran actor, Eric Bana, recién descubierto en Black Hawk Down, un buen director como Ang Lee. La película se las prometía. Pero no fue así. No tuvo apenas espectadores, no llego a recaudar en los EEUU lo que había costado y, por tanto, fue considerada de fracaso absoluto. Sin embargo, era demasiado dejarlo pasar. El potencial de Hulk era realmente grande. Así que decidieron, cinco años después, realizar un reboot. The incredible Hulk (Louis Leterrier, 2008) estaba protagonizado por otro actor aún mejor, Edward Norton. Resultado… mismo fracaso. Y otra renuncia de actor a interpretar de nuevo el papel, que en esta ocasión, para The Avengers (Josh Whedon, ¿2012?) caerán en manos de Mark Ruffalo.

Aunque claro, también tenemos el caso opuesto, los reboots que consiguen que la saga renazca. El ejemplo evidente: Batman. Christopher Nolan consiguió con Batman Begins (Christopher Nolan, 2005) y sobretodo con The Dark Knight (Christopher Nolan, 2008) que millones de espectadores que nunca habían tenido interés en Batman disfrutaran enormemente de ésta película. La convirtió en un fenómeno. Y el reto era grande. La última adaptación del vigilante, Batman & Robin (Joel Schumacher, 1997) había sido un auténtico desastre. De hecho, la película aún se mantiene a la cabeza de muchas listas de “Peor película de la historia”.

De una manera u otra, hay algo que comparten los reboots tengan la fortuna que sea. Todos reniegan de sus pasados. El cine tiene la fortuna de poder hacer borrón y cuenta nueva completamente. Puede comenzar de cero una y otra vez sin que el espectador dude o se pregunte por qué lo que vio en el pasado no tiene validación ni existe en esa nueva película. Es la magia de la ficción cinematográfica.

Ojalá ocurriera también eso en la realidad. Ojalá todos pudiésemos decir “hasta aquí” y hacer que todo lo que queramos de nuestro pasado se olvide. Nos facilitaría mucho la vida.

pd: En mi caso, con éste foro no reniego del pasado, pero he decidido tomarlo con un nuevo enfoque. Dejo de lado los asuntos personales para abrirlo a artículos sobre áreas concretas. Mi opinión al respecto, pero nada relacionado con cosas personales. Aprende del pasado y he visto qué quiero con éste blog. La desaparición de varios de los post anteriores es únicamente para que esa identidad que quiero dar de nuevo al blog tenga unidad. Se trata de un reboot particular. A ver qué tal funciona.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: