Posts Tagged ‘batman’

h1

La leyenda ¿renace?

22/07/2012

En la última película de la trilogía Batman de Christopher Nolan vivimos uno de esos casos ya tan típicos en los doblajes españoles de las traducciones fuera de lugar. El Caballero Oscuro: La leyenda renace. No hace falta decir mucho para darse cuenta que ese The Dark Knight Rises no tiene nada que ver con “La leyenda renace”.  Pero, ¿entonces qué significa ese Rises realmente?

Ese Rise del título no es nada sencillo de traducir. En inglés Rise puede ser: alzamiento, ascenso, renacimiento, auge, etc. Todo podría significar algo similar, pero no es así. El cine es una cuestión de conceptos y pequeñas diferencias. Los traductores del título se fueron hacía lo fácil.

Recordando esta escena de Batman Begins

Y leyendo la sinopsis de la película:

Tras ocho años desde la desaparición de Batman, un nuevo líder terrorista, Bane, pone de nuevo en peligro a Gotham, y el Caballero Oscuro vuelve para proteger la ciudad que le ha tomado por enemigo.

Pero, ¿por qué renace? Realmente es un retorno, no un renacimiento. Sin embargo, una vez vista la película, resulta que estos traductores (equivocados en el inicio, pues es imposible que lo supiesen) no estaban tan desencaminados.

SPOILERS DE AQUÍ EN ADELANTE

The Dark Knight Rises cuenta con un renacer en su guión. Muy débil narrativamente, pues podía haber tenido mucha más fuerza, pero tiene un momento en el que el personaje renace claramente. Y no es en el final de la película. El sacrificio (del que después hablaré para demostrar que realmente no es tal) de Batman no lo es, ni siquiera el nuevo Batman, ese Robin (que agradezcamos todos a Nolan que en realidad no es Robin). No es ese el renacer.

El renacer lo tiene Bruce Wayne. Cuando se encuentra en esa prisión profunda, llena de delincuentes (muy amigables todos, por otra parte) que lo único que buscan es alcanzar el final del túnel. Bruce Wayne se encuentra en el peor momento de su vida: arruinado, viejo, le han engañado como a un tonto (vale que si es por hacer lo que te dice ESA Anne Hathaway se comprende), ha sido vencido humillantemente y lleva meses casi sin moverse, en el más oscuro abismo que puede existir, del que sólo un niño ha logrado salir.

Bruce Wayne está muerto. Todo lo que es, cree, todo eso está hundido. Si la película se centrase sólo en esa parte lo demostraría más claramente. Pero, no hay tiempo, y como se tiene que ventilar la prisión en 30 minutos y hacerte, además, comprender la historia de Ra’s al Gul y Bane; pues menos. Y este es el problema. Dramáticamente, no hay duda de que este es el momento más importante de la película (puede que de la saga). Pero, no lo explora lo suficiente. Nolan decidió que no tenía tiempo para hacerlo y por tanto hizo que Wayne saliese de ahí demasiado pronto.

Bruce Wayne recibiendo una reprimenda

La soga es lo que te impide salir. Vale, se ve desde el primer momento. Remarcado por ese sonido desagradable cada vez que alguien cae y es atrapado por ella. Desde el primer momento se ve claro que salir del abismo no es una cuestión de fuerza brutal, es un salto de fe. Y tiene todo el sentido del mundo. La fuerza bruta le ha dejado de servir a Batman. Finalmente le ha fallado. Ha sido vencido por la fuerza hecha persona: Bane. La única forma que tiene de salir, de resurgir de sus cenizas; es por la fuerza de aquello que cree, llámese justicia, llámese deber, etc. Pues, en última instancia no es sino fe en algo.

Es un salto de fe literal. La soga te retiene, te ata a la tierra.

Es una metáfora muy buena la que tiene aquí el señor Nolan, pero él mismo se la jode. Porque NO TIENE TIEMPO. Si tuviese la posibilidad de alargar esa parte 10 minutos más podría haberlo solucionado de otra manera, pero no puede. Porque Batman tiene que volver, no puede haber tanto tiempo sin Batman (nótese mi desacuerdo con esto). Y, entonces, llegamos al punto en el que se revela ante Bruce la respuesta al enigma:

Médico: Tienes que tener miedo a la muerte. Eso es lo que te hace fuerte. Si realmente quieres salir de aquí tienes que hacerlo como lo hizo el niño.

Wayne: ¿Cómo?

Médico: Sin usar la cuerda.

¡Nooo! ¡Se lo has dicho! ¡¿Dónde está la gracia?! La fuerza y grandeza de esta metáfora está en que sea Bruce quien descubra por si mismo que ha de hacerlo sin cuerda. Si me pones a un oráculo que le da la respuesta carece de sentido. Le conviertes en un pelele, pues hace lo que le acaban de decir que debe hacer.

Pero, imaginemos que hubiese sido él mismo el que hubiese alcanzado esa respuesta (y no tiene que resultar extremadamente sutil, cualquier cosa sirve). Rollo:

BRUCE se acerca a la pared. El HOMBRE le va a ayudar a colocarse la cuerda en la cintura cuando Bruce le detiene.

BRUCE
No.

Todos se quedan estupefactos.
Sin que nadie diga nada, Bruce comienza a escalar libremente, sin una cuerda que le proteja de su caída.

No tiene nada, pero la escena cambia completamente. Resulta que ahora estamos nerviosos: ¿Y si se ha equivocado? Nos preguntamos (Vale, sabemos que saldrá de ahí, es Batman, joder, no puede morir cayendo por no ponerse una cuerda). Pero, cobra mucha más fuerza dramática porque nadie le ha dicho que es esa la solución. Él lo ha creído. Ha tenido fe en que esa es la forma. Puede estar equivocado. Pero, por ello es el único que, como el niño, ha logrado salir. Porque es el único con fe suficiente para hacerlo.
Ahí es cuando verdaderamente El Caballero Oscure renace. 

Blake a modo “Die Hard”

Es ese el momento en el que lo hace, no cuando tras su muerte (simbólica), Blake llega a la Batcueva. Ese es otro asunto completamente distinto. El del sacrificio de Batman.
Batman se ha terminado de mostrar en esta película como un mentiroso. Un vendedor de humo. Con buen propósito, pero faltante de la verdad a todas luces. En The Dark Knight se echó la culpa encima para que la gente siguiera confiando en el buen hacer de Harvey Dent (que ha llevado a crear una ley que opino yo posiblemente sea anticonstitucional, pero bueno, eso lo dejamos para otro día). En esta película la mentira es mayor: su muerte. ¿Hasta que punto está sacrificándose por Gotham? ¿Este sacrificio y hacerles creer que murió por salvarles es para que Gotham siga prosperando o no es más que una forma de liberación para él? Poder quitarse la máscara, sabiendo que ahora SÍ que hay alguien que le sustituirá.

¿Alude entonces este renacer a Batman como símbolo o a Bruce Wayne como persona?

¿Y qué simboliza Batman realmente? Supuestamente busca la justicia y acabar con la corrupción de Gotham, pero quien toma las mayas (de kevlar en este caso) y la capa, resulta ser alguien también que ha sufrido un tragedia como la suya y que en primera instancia ha buscado la venganza y como no se ha visto satisfecho ha decidido seguir con el resto del mundo. ¿Es eso justicia? ¿Se ha convertido Batman en una leyenda o ha acabado como un vigilante que simplemente cambia su máscara de persona en persona?

h1

Borrón y cuenta nueva

10/10/2011

Nos encontramos en la época del riesgo mínimo posible. Se suele decir que hay una falta de ideas en la cinematografía actual, pero, personalmente, no creo que el problema sea la falta de ideas; sino la falta de convencimiento de aquellos que tienen que llevarla adelante. A muchas de las grandes productoras no les gusta correr riesgos (afortunadamente,  otras basan su filosofía en ello). Así que, desde los Yunaited Eteis of America nos vemos bombardeados por una serie de remakes y reboots constantes. La diferencia entre estos dos términos puede a simple vista ser ínfima, pero realmente es mayor de lo que parece. Mientras que los ramakes son una costumbre de antaño que trata de repetir una película de nuevo años después (en ocasiones con el mismo director no-estadounidense haciendo su película en USA), los reboots son algo más moderno y que en su palabra lleva implícito otro término de la cinematografía estadounidense actual: Saga. Los reboots no son más que inicios de sagas que debían haber ido bien y no lo fueron. O actualizaciones de éstas para un nuevo público (o el antiguo que acudirá a verla). Pero, de una forma u otra, siempre que se habla de un reboot se habla de una saga que se va a reiniciar. Nunca de películas independientes. En la actualidad cada vez vemos más de éstos casos. Sólo con meter las palabras clave “reboot película” en google me han salido en la primera página varias noticias sobre próximos reboots, publicadas durante el mes pasado: Spiderman, Hulk, Batman, Daredevil, El hombre lobo, Mortal Kombat, Dragon Ball, etc. La lista es infinita. Y todas comparten un punto en común: han sido un desastre mayor del esperado, tanto en audiencia como en crítica. Ahora me explico. En el año 2003, con el estreno de Hulk (Ang Lee, 2003) se esperaba un éxito comercial notorio. El personaje era mundialmente famoso, tenía a un gran actor, Eric Bana, recién descubierto en Black Hawk Down, un buen director como Ang Lee. La película se las prometía. Pero no fue así. No tuvo apenas espectadores, no llego a recaudar en los EEUU lo que había costado y, por tanto, fue considerada de fracaso absoluto. Sin embargo, era demasiado dejarlo pasar. El potencial de Hulk era realmente grande. Así que decidieron, cinco años después, realizar un reboot. The incredible Hulk (Louis Leterrier, 2008) estaba protagonizado por otro actor aún mejor, Edward Norton. Resultado… mismo fracaso. Y otra renuncia de actor a interpretar de nuevo el papel, que en esta ocasión, para The Avengers (Josh Whedon, ¿2012?) caerán en manos de Mark Ruffalo.

Aunque claro, también tenemos el caso opuesto, los reboots que consiguen que la saga renazca. El ejemplo evidente: Batman. Christopher Nolan consiguió con Batman Begins (Christopher Nolan, 2005) y sobretodo con The Dark Knight (Christopher Nolan, 2008) que millones de espectadores que nunca habían tenido interés en Batman disfrutaran enormemente de ésta película. La convirtió en un fenómeno. Y el reto era grande. La última adaptación del vigilante, Batman & Robin (Joel Schumacher, 1997) había sido un auténtico desastre. De hecho, la película aún se mantiene a la cabeza de muchas listas de “Peor película de la historia”.

De una manera u otra, hay algo que comparten los reboots tengan la fortuna que sea. Todos reniegan de sus pasados. El cine tiene la fortuna de poder hacer borrón y cuenta nueva completamente. Puede comenzar de cero una y otra vez sin que el espectador dude o se pregunte por qué lo que vio en el pasado no tiene validación ni existe en esa nueva película. Es la magia de la ficción cinematográfica.

Ojalá ocurriera también eso en la realidad. Ojalá todos pudiésemos decir “hasta aquí” y hacer que todo lo que queramos de nuestro pasado se olvide. Nos facilitaría mucho la vida.

pd: En mi caso, con éste foro no reniego del pasado, pero he decidido tomarlo con un nuevo enfoque. Dejo de lado los asuntos personales para abrirlo a artículos sobre áreas concretas. Mi opinión al respecto, pero nada relacionado con cosas personales. Aprende del pasado y he visto qué quiero con éste blog. La desaparición de varios de los post anteriores es únicamente para que esa identidad que quiero dar de nuevo al blog tenga unidad. Se trata de un reboot particular. A ver qué tal funciona.