Posts Tagged ‘cine europeo’

h1

30 minutes after: Boy A

30/09/2012

Boy A (John Crowley, 2007) fue la película que, podríamos decir, demostró la capacidad interpretativa con la que contaba Andrew Garfield. En este drama comparte escenas con el gran Peter Mullan. Duo, por tanto, excepcional con el que cualquiera querría contar para su película.

Sinopsis: Jack (Gardfield) acaba de salir de la cárcel después de pasar la mayor parte de sus 24 años entre rejas por matar a un niño cuando era menor de edad.

Guión: La película cuenta con un guión que se enfoca en el dilema de interno del propio Jack, que no puede olvidarse de lo que hizo, muy a pesar de haber cambiado y que Terry (Mullan) constantemente le recuerde que  ya no era el niño que fue. La trama principal está, aunque a un ritmo no muy rápido, bien llevada, al igual que la (aunque simple) subtrama amorosa de Jack; sin embargo, la subtrama que protagoniza el personaje de Terry parece un poco forzada con el único objetivo de servir como excusa para el último giro de la trama, pues ni siquiera cumple completamente con el propósito de dibujar mejor el personaje interpretado por Mullan.

Who deserves a second chance?

Realización: Con un montaje correcto, la mayor pega que se le puede achacar es que el excesivo número de flashbacks (quizá no todos necesario para la comprensión total de la historia) a veces parecen mostrarse de forma un poco forzada. Sin embargo, la dirección de Crowley, aunque no destacable; es correcta.

Opinión Personal: Personalmente, más allá de la historia en sí, opino que lo realmente interesante de la película es su mensaje. Se nos llena siempre la boca al hablar de que hay que dar a la gente segundas oportunidades, pero, ¿quién elige a quién concedersela? ¿Y bajo qué reglas? ¿Qué hace que una persona sea merecedora de ella mientras otros no? La gente cambia, eso decimos, pero luego no lo aplicamos. Sin duda, una temática que da juego, y que pocas veces se muestra desde el punto de vista desde el que lo hace Boy A.

Lo mejor: Andrew Garfield lleva sobre sus hombros un papel protagonista muy complejo y dramático de manera excelente.

Lo peor: La parte con más “chicha” de la película llega muy al final y de manera menos desarrollada de lo que se podría.

Nota: 6,5/10

30 minutes after es una sección de crítica cinematográfica en la que las críticas se han escrito aproximadamente treinta minutos tras el visionado de la película, apuntando de esta forma las primeras impresiones, sin ser analizadas, contrastadas o influidas externamente.
h1

Me he criado como estos toros. Sin nadie a quien proteger.

31/05/2012

Fue la enviada por Belgica a los Oscar este año. Estuvo nominada y fue vencida por Nader y Simin. Todo el mundo tiene buenas palabras sobre esta película belga. Pero no creo que estén totalmente fundamentados. En mi caso no los comparto. Pero, bueno, lo primero es lo primero:

Se centra en Jacky Vanmarsenille, un joven ganadero que entabla relación con un veterinario sin escrúpulos que le propone un pacto poco ortodoxo con un comerciante de ternera de la región flamenca del país. El asesinato de un policía federal y la confrontación con un oscuro secreto de su infancia, pondrán en marcha una cadena de acontecimientos de gran alcance. (FILMAFFINITY)

La historia no está mal y aunque visualmente es destacable; la noto con muchas carencias. Me resultó un relato demasiado irregular. La interpretación de Jacky, realizada por Matthias Schoenaerts (y que le valió llevarse el papel protagonista junto a Marion Cotillard en la recién estrenada en Cannes De rouille et d’os de Jacques Audiard), es muy buena, apoyada mucho también en la prótesis nasal que se marcaron en el departamento de maquillaje y el brutal estado físico en el que se muestra en la película. Sin embargo, me parece que no es un personaje tampoco excesivamente complejo. Es un animal. Un toro de los que cuida. Sea por su naturaleza o por sus inyecciones de testosterona, el hecho es que como él dice es una bestia.

Y creo que ese es el problema del relato. Tenemos un personaje que no nos resulta del todo atractivo. Con un aspecto de bestia que no nos atrae y un conflicto interior que no termina de engancharnos, únicamente nos acaba resultando interesante; pero no explotado lo suficiente para que le acompañemos.

Y, por si fuera poco, este personaje se ve metido en un problema con la policía, sin que él lo sepa durante 1:40h y que además se debe a una simple casualidad.

Pero, ahí no acaban las casualidades. Su amigo de infancia es informante de la policía. Se supone que es una especie de secundario con protagonismo. Pero, es un personaje plano. No sabemos por qué es informante. Se le trata de dar una profundidad con su aspecto de homosexual con interés en uno de los policías que es su contacto, pero en ningún momento se muestra algo que haga que la justificación de sus acciones sea esa.

Así, mientras por un lado tenemos una trama policial para resolver un asesinato del que no se nos muestra apenas y que además nos la acaba trayendo floja, porque no interesa para nada. Al otro lado está la propia historia de Jacky antes de que le quiera pescar la policía. Una trama en la que vuelve a acercarse a la chica que le gustaba cuando era niño, pero a la que tuvo que renunciar cuando su demente hermano le destrozó a él la vida. Y, sin motivo tampoco, a mitad de película quiere volver a verla. Y la sigue. Y le compra colonia. Y le mira inexpresivamente en una discoteca. Y se convierte en una bestia.

Y en el climax de la película (SPOILER)

Sabiendo que le busca la policía va a buscarla. Pero, ¿para qué? ¿Por qué va? Vale, sí, porque fue a la granja. Pero, ¿por qué se queda? ¿Por qué se deja atrapar tan fácilmente? ¿Qué le hace atacar a los policías dentro del ascensor, cuando sabe que eso no puede acabar bien?

(FIN SPOILERS)

Ahora, así, mientras lo escribía, me he dado cuenta de que tiene más lagunas de lo que creía. O no tanto lagunas. Posiblemente el guionista sepa el porqué de todo lo comentado. Tenga una explicación para todas las preguntas que he planteado. Pero, si han sido incapaces de mostrarlo en la pantalla, creo que es un problema.

A todo esto. Sigo prefieriendo Rundskop a cualquier película blockbuster de las que veremos este verano (menos The Dark Knight Rises, por supuesto). Porque, con todo, es cine Europeo y se nota en cada plano.

Nota: 6/10

h1

Die Welle (Dennis Gansel, 2008) – Alemania

09/01/2011

“HEMOS APRENDIDO LA LECCIÓN”

* Por problemas técnicos este post ha sido posteado un día más tarde de lo deseado.

Hoy me ha tocado hacer viaje de vuelta a Madrid. Si algo me encanta de estos viajes es la posibilidad de ver una película sin molestia y concentrado al 100% en ella, pues no hay nada mejor que hacer con el tiempo que estoy en el tren. Que este tiempo esté malgastado o no depende de la opción elegida para pasar los 197 minutos del viaje.

El de hoy no lo ha estado.

La elección de esta mañana ha sido Die Welle (La ola, Dennis Gansel, 2008). Una película de la que había oído muy buenas críticas, pero que no me había decidido a ver hasta ahora. La he visto en VO, como siempre, lo cual refuerza más aún la película y he de decir que me ha gustado mucho. No sólo cómo está rodada, algo que ya sólo por ser Europea y además Alemana ya es algo que me gusta, sino también por lo que habla, cómo lo dice y las conclusiones que se pueden sacar al respecto.

La película muestra perfectamente la fina línea entre una práctica con la que se trata de demostrar que Alemania puede tener una dictadura ahora mismo como cualquier otro país lo tendría. El argumento de “hemos aprendido la lección” no puede aplicarse allí, al igual que, creo yo, no podría aplicarse en este país. No hay circunstancias que provengan un totalitarismo. Miles de ellas permiten que se cumpla, que es distinto. Personalmente, creo que es algo que se está viendo en Venezuela últimamente con todo el poder que Hugo Chavez está obteniendo poco a poco y cómo se le está permitiendo que lo tenga. De todos modos, no me quiero desviar del tema.

A lo que iba. Si algo me ha gustado de la película es que demuestra cómo podemos cambiar. Para bien y para mal. El protagonista, el profesor que está al cargo de experimento/demostración, Rainer Wenger (Jürgen Vogel), es típico profesor que todos hemos querido tener. Enrrollado, joven, amable, okupa en su años de juventud, etc. En la semana de proyectos del instituto donde trabaja quiere dar el curso sobre el anarkismo. Sin embargo, no se lo permiten. ¿Por qué? Porque los cursos deben demostrar los buena que es la democracia
Para empezar aquí se ve un reflejo muy bueno de nuestra realidad. No mostremos lo demás no vaya a ser que guste. Desde mi punto de vista, el anarkismo es un gran ideal que es imposible, hoy en día, que se lleve a cabo, se cae por su propio peso. El temor a que se propague no es más que el temor a que la gente piense distinto. Pero, me vuelvo a ir.

La cuestión, es que a Rainer le toca dar el curso sobre la autocracia. Y, entonces, en la primera clase sale la pregunta en la que toda la película se centra: ¿Podría darse un totalitarismo hoy en día?
Y es lo que Rainer trata de demostrar. Que un movimiento totalitarista es muy posible. Basado principalmente en una cosa. La confusión del grupo con el movimiento. Se crea un grupo sin distinción social, en el que todos son iguales (conseguido gracias al uso de un uniforme) etc.; pero, al final, se acaba luchando contra aquellos que no piensan igual que tu. Aquellos que no tienen la misma ideología que el movimiento. Un movimiento que en ningún momento ha nacido con una ideología.

Y esa es la clave de la película. Incluso sin ideología alguna, se puede crear un movimiento totalitario.

Lo mejor de todo es que la historia está basada en hechos reales. Ahora en cuanto disponga de Internet buscaré qué ocurrió realmente, dónde y qué pasó después del gran final de la película.

Un filme más que recomendable. No es muy pesado. Ni trata de meter con taladro qué bueno es toda la democracia. Que malo el totalitarismo. Desde mi punto de vista, muestra que no todo lo que creemos imposible lo es. No para lo bueno, ni mucho menos para lo malo.

Una película para ver.

Mein Note: 8/10

h1

También la lluvia (Iciar Bollaín, 2011) – España

08/01/2011

“SEGÚN TENGO ENTENDIDO ESO ES LO QUE LES PAGAN USTEDES”

Hacía tiempo que había oído hablar de ella y tenía unas ganas locas de verla. Y no me arrepiento. La película que manda España a los Oscar es digna candidata de ganar muchos premios. No tanto de los Oscar. Un premio que puede ganar una película como The Hurt Locker o Chicago, desde mi punto de vista, es inferior a ésta película. Debería haber algo más por encima. Pero sabemos que, en materia de cine, Hollywood manda. Es lo que hay.

Centremonos por tanto en la película. Guión de Paul Laverty, guionista habitual de Ken Loach. Algo que se nota. Y se agradece. El guión de También la Lluvia (Icíar Bollaín, 2011) es capaz de sintetizar en 103 minutos de película tres historias geniales.

Bolivia, 2000. Un grupo de rodaje español está grabando una película sobre la invasión de los Españoles en Sudamérica en manos de Colón. Un nuevo punto de vista. Lo están realizando con extras de la propia ciudad, muchos más baratos. Como el propio Costa, el productor, dice: “Les das 2$ al día y se sienten como putos reyes. Luego dejas un par de bombas de agua, un coche y listo. ¡200 extras!“. De repente, en medio del rodaje, estalla la guerra del agua, una confrontación que se produjo por la privatización del agua que se dio en Bolivia.

Me ha gustado mucho la película por lo que habla y cómo lo dice. La confrontación de la historia de Colón y la del rodaje es muy buena. Todo ello mezclado con el hecho de la guerra del agua. Me gustó mucho que muchas escenas de la película de Colón están representadas en los ensayos de los actores, mostrando cómo, de repente, los actores pasan de ser ellos mismos a ser sus personajes.

Las tres cosas que más me gustaron de la película:

1. La escena del restaurante en el que cada uno de los actores está defendiendo a muerte a su personaje, como si fuese él mismo.

2. La escena en la que las mujeres se niegan a ahogar a los niños, aunque sean los muñecos. “Ni siquiera pueden plantearse la idea de hacerlo”.

3. La frase que más me gustó de toda la película, cuando el director, Sebastián (Gael García Bernal) le dice a un político: “No me parece muy normal que suban el precio un 300% a gente que, según tengo entendido, cobra 2$ al día.” Y a lo que el político responde de manera magnífica “Según tengo entendido eso es lo que les pagan ustedes”. Dejando muy claro que, cuando nos interesa, todos podemos ser hipócritas.

La actuación de Luis Tosar (Costa) como siempre para salirse, pero, sin duda, a quién más aplaudo de la película es a Karra Elejalde (Antón/Colón). Me parece que su personaje es magnífico y él lo clava a la perfección. Un diez para él.

En resumen, una película que hay que ver en este 2011. Que con películas como éstas si que da gusto ir al cine.

Mi nota: 9/10

PD: Con el ritmo de películas que llevo no creo que pueda hacerlo con todas, pero si que trataré de, por lo menos, una vez a la semana dedicar un post a aquella película que haya visto y me haya llamado la atención. Para bien o para mal. Que de todo hay.