Posts Tagged ‘cine indie’

h1

30 minutes after: Pontypool

30/09/2012

El cine canadiense es un cine en ocasiones extraño e influido básicamente por tres corrientes: cine indie americano, cine francés y David Cronenberg (así, en general). Es muy raro que salga de sus fronteras, más si como ésta película, es de corte bastante independiente. Sin embargo, Pontypool (Bruce McDonald, 2008), a pesar de todo esto, tiene cierta “fama” entre los amantes del cine de terror por ser una de las últimas originales películas de zombies. Con un nuevo tipo de infección y sin mostrar apenas los zombies.

Sinopsis: Thriller psicológico que presenta una situación en la que un virus mortal infecta la pequeña ciudad de Ontario.

Guión: Pontypool es una película cuyo guión se desarrolla de una forma excelente, sobretodo en su primera hora. Con un inicio muy bien asentado, nos muestra el funcionamiento de un programa de radio de una pequeña población canadiense para comenzar a entrar en una serie de sucesos extraños sobre los que poco conocemos, pues como los personajes, estamos encerrados dentro del estudio de radio. Tratando de informar, pero sin saber qué sucede. Tiene grandes reminiscencias del famoso caso de La Guerra de los Mundos de Orson Welles de 1938.
Es cierto, sin embargo, que en la última media hora el guión comienza a perder firmeza. Al guionista se le comienza a ir un poco de madre la historia y entra en un nivel más subrealista. A pesar de ello, consigue convencerte hasta los extraños últimos 10 minutos.

Something weird is going on.

Realización: Excelente. Con mano firme consigue aprovechar al máximo un espacio mínimo para constantemente mantener tensión. Nos vemos encerrados en el espacio, como los personajes, pero no agobiados por él. Un gran uso del montaje, del ritmo dramático y del sonido hace que te encuentres con una tensión mayor de la que podrías tener viendo cualquier thriller de Hollywood.

Opinión personal: Desde mi punto de vista se trata de una magnífica historia, bien tratada y que mantiene un interés constante. Me ha gustado la puesta en escena y el buen uso (totalmente justificado) del cambio de idioma entre Francés e Inglés. A pesar de que en muchas ocasiones no se explica demasiado, quizá cuando lo hace no logra sino hacer que la propia historia pierda un poco de sentido en sí mismo; por lo que personalmente hubiera preferido un poco menos de “explicación”.
A pesar de que el guionista sale un poco mal parado al final de la historia, me ha gustado tanto, que llego a perdonárselo (y eso no es fácil).

Nota: Posiblemente analizándola con algo de tiempo la nota bajaría a 7, pero dado que la acabo de ver hace muy poco, aún me tiene algo “extasiado”, por lo que le perdono el irregular final y le planto un 8/10 muy agustamente.

30 minutes after es una sección de crítica cinematográfica en la que las críticas se han escrito aproximadamente treinta minutos tras el visionado de la película, apuntando de esta forma las primeras impresiones, sin ser analizadas, contrastadas o influidas externamente.
Anuncios
h1

(500) Days of fuckin’ Juno

02/09/2010

Acabo de revisionar (500) Days of Summer. Genial. Sigo con mi ocho de FilmAffinity (ahí soy egk). No me gustan las películas de amor, pero he visto (500) dos veces ya sin aburrirme ni un minuto de los 95 de metraje. Enhorabuena por eso.

Precisamente, al ver la película me he acordado de otras dos películas míticas: Le fabuleux destin d’Amélie Poulain (2001) y Juno (2007).

La primera me gustó mucho, sobretodo su banda sonora. La primera vez me resultó muy interesante, la segunda, disfruté mucho más de Amélie Poulain (fantástica Audrey Tautou). Sin embargo, las películas tan similares  que han salido últimamente en Francia me cansan ya. Por eso no he vuelto a ver Amélie. No quiero que la tercera visión de la película haga que sea la última.

El caso de Juno es distinto. Me encantó la película la primera vez, la segunda ya no tanto. Pero, es que amo a Juno MacGuff (Ellen Page). Es absolutamente genial.

Sin embargo, entonces, ¿Cuál es el maldito problema que les veo a estas películas? ¿Por qué escribo este post con tal título?

Pues porque, mientras me gustan las películas, las odio por lo que representan. Incluso en el caso de (500) Days of Summer, la idealización de la realidad que hacen me mata. Todo es bonito, de colores geniales. Incluso los momentos feos parecen “no tan malos”. Todo es muy “indie” (en este caso buscándo una connotación negativa). Todo es muy gafapastoso a veces.

Amélie demuestra que lo raro mola, sí, pero esa chica… no es rara. Esa chica es de manicónmio. Esas personas no tienen vida. En el mundo real, Amélie es una obsesa mental, que persigue a gente de fotomatones, que podría estar tratando de insertar virus en las legumbres, que está paranoica perdida y tiene siempre piedras para defenderse. Tom, nos demuestra que todo el mundo está idealizado, él mismo lo dice:

It’s these cards and the movies and the pop songs, they’re to blame for all lies and the heartache, everything.

Sin embargo, al final de la película, está idealización vuelve a aparecer para quedarse en nuestra mente. No hay un destino, sólo existe la casualidad, pero… al final, después del Verano llega el Otoño, después de Summer llega Autumn.

¿Y qué hay de Juno? Juno es símplemente genial. Es magnífica. Dice lo que todo el mundo piensa, hace lo que todo el mundo querría. No contemos la parte de quedarse preñada de adolescente. Juno es genial… pero, no existe. Nadie es así. No se puede ser Juno, no sin un guión que leer al menos. No puede existir nadie como ella.

En este gran comentario del señor Cobeaga se ve mucho de lo que quiero decir:

Así pues, en resumen, me gustan estas películas. Pero, no quiero que continúen. No quiero que siguan con la idealización bajo la fachada de romperla.

Si me quieren dar a Juno que me la den, con su mismo aspecto, pero con el personaje de Hayley Stark (Hard Candy). Por lo menos, sí me quieren dar esta chica tipo tan genail, que no tenga ganas de conocerla por temor a perder las pelotas.

Literalmente.